Técnicas de conducción eficientes

Domingo Maestre Comentarios

Consejos automovilísticos, conducción eficiente, ahorro combustible

 

En plena crisis económica, con nuestra cartera cada vez más asfixiada por las nuevas medidas de recortes, con los precios del combustible por las nubes y con un medio ambiente más contaminado que nunca, es necesario ser más cuidadoso con el pie derecho para ahorrarse unos cuantos euros en combustibles y para contaminar lo menos posible.

 

Por eso hoy he decido buscaros información sobre la conducción eficiente, ya que esta nos permite obtener múltiple beneficios como:

 

  • Ahorros de carburante del orden del 15%
  • Reducción de las emisiones de CO2 del 15%
  • Reducción de la contaminación ambiental
  • Reducción de contaminación acústica (un coche a 4000 rev/min hace el mismo ruido que 32 coches a 2000 rev/min).
  • Aumento del confort en el vehículo
  • Ahorro en costes de mantenimiento del vehículo (sistema de frenado, embrague, caja de cambios…)
  • Aumento de la seguridad en la conducción.
 

Los trucos para realizar dicha conducción son:

 

1. Arranque y puesta en marcha:

  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
  • En los motores de gasolina iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.
  • En los motores diesel, esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.
 

2. Primera marcha:

  • Usarla sólo para el inicio de la marcha; cambiar a 2ª a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.
 

3. Aceleración y cambios de marchas:

  • Según las revoluciones:
    • En los motores de gasolina: entre las 2.000 y 2.500 rev/min
    • En los motores diesel: entre las 1.500 y 2.000 rev/min
    • Según la velocidad:
      • a 2ª marcha: a los 2 segundos o 6m
      • a 3ª marcha: a partir de unos 30 km/h
      • a 4ª marcha: a partir de unos 40 km/h
      • a 5ª marcha: por encima de unos 50 km/h
    • Acelere tras la realización del cambio.
 

4. Utilización de las marchas:

  • Circular lo más posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones.
  • Es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida que en marchas cortas con el acelerador menos pisado.
  • En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª y 5ª marcha.
  • El coche consume menos en las marchas largas y a bajas revoluciones. Por ejemplo, un coche de pequeña cilindrada (1,2 litros), circulando a una velocidad de 60 km/h.
  • En 3ª marcha, consume 7,1 litros de gasolina,
  • En 4ª, 6,3 litros (un 11% menos),
  • En 5ª, sólo 6 litros (un 15% menos).
 

5. Velocidad de circulación:

  • Mantenerla lo más uniforme posible; buscar fluidez en la circulación, evitando los frenazos, aceleraciones y cambios de marchas innecesarios.
  • Moderarla: el consumo de carburante aumenta en función de la velocidad elevada al cuadrado. Un aumento de velocidad del 20% (pasar por ejemplo de 100 a 120 km/h), significa un aumento del 44% en el consumo (de 8l/100 km a 11,5l/100 km).
 

6. Deceleración:

  • Levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha engranada en ese instante.
  • Frenar de forma suave con el pedal del freno.
  • Reducir de marcha lo más tarde posible, con especial atención en las bajadas.
 

7. Detención:

  • Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente de marcha.
 

8. Paradas:

  • En paradas prolongadas (por encima de 60 segundos), es recomendable apagar el motor.
 

9. Anticipación y previsión:

  • Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver 2 ó 3 vehículos por delante.
  • En el momento en que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.
 

10. Seguridad:

  • En la mayoría de las situaciones, aplicar las reglas de la conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial.
  • Pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas, para que la seguridad no se vea afectada.
 

Además ¡Circulando en cualquier marcha, sin pisar el acelerador, y por encima de 1.500 rev/min, o unos 20 km/h, el consumo es nulo!

 

También debemos tener en cuenta el mantenimiento del vehículo para ahorrar en el consumo de combustible y proteger el medio ambiente. En este sentido, el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) aconseja:

  • Comprobar la presión de los neumáticos. Como dato orientativo, una pérdida de presión de 0,3 bares respecto a la recomendada por el fabricante supone un aumento de consumo de carburante del orden del 3%.
  • Utilizar neumáticos ecológicos de baja resistencia a la rodadura.
  • Llevar los caudalímetros (medidores de masa de aire) en buen estado.
  • Realizar las revisiones que indica el fabricante.
  • Controlar y sustituir los filtros cuando toca.
  • No utilizar combustibles Premium.
  • Revisar el consumo de carburante de forma periódica, ya que un incremento anómalo puede ser síntoma de una avería grave.
  • Llevar siempre en buen estado el climatizador.
  • No sobrecargar el maletero

 

Artículos relacionados:


Consejos 9 julio 2012

Deja un comentario

*